Aeroestación

¿Cómo y cuándo? 
Cualquier día del año, en cualquier estación, siempre que el tiempo lo permita. Incluso en invierno es una de las épocas más favorables para volar. 
Las mejores horas para volar son en las que “el viento cae”: al amanecer y al atardecer. Conforme el sol va calentando la atmósfera, hacia las horas centrales del día, se levantan brisas que obligan a aterrizar. 

Contando siempre con que las condiciones meteorológicas sean favorables, existen infinidad de empresas especializadas que organizan vuelos de hasta una jornada completa de duración, o paseos, con una duración de más de una hora, en los que llegan a recorrer entre los diez y veinte km, dependiendo de la intensidad de la brisa. 

Aunque el lugar de aterrizaje siempre es un misterio, el piloto optará siempre por una zona accesible para el vehículo de apoyo que vigilará constantemente desde tierra tu trayectoria. La misión del piloto y todo el equipo de apoyo será ofrecer el máximo de emociones bajo estrictos parámetros de seguridad para proporcionar al viajero una experiencia única, con todas las condiciones necesarias para hacer de ésta, tu aventura, un recuerdo perdurable. 
Que no se te olvide cargar con la cámara de fotos o video con suficiente película o memoria. Podrás llevarte de recuerdo bellísimas panorámicas que querrás guardar para siempre. Disfrutarás de magníficas vistas de 360º combinada con la serenidad y el placer de flotar al ritmo de la suave brisa. Comprobarás que nada se le compara, es una experiencia inigualabe. 

Dirigible 
Este consiste en un globo aerostático con aspecto fusiforme, al que se une una nave en la que se sitúan pilotos y viajeros. Tiene un aparato propulsor: hélice que provoca el avance en el aire y otros medios complementarios de conducción. 
El primero se construyó en 1852, por un francés, Henri Giffard, desprovisto de armadura rígida y se movía por un motor de vapor de potencia muy reducida. 
Los aerostatos en un principio estaban a merced de los caprichos del viento. Llegaron a ensayarse curiosos métodos para controlar su dirección (alas y remos) que jamás dieron resultados. Hasta que se les aplicó un motor, convirtiéndolos en dirigibles. 
En 1878 C.E. Ritchell realizó un vuelo sobre Hartford (Connecticut), en un dirigible que utilizaba un motor de vapor. Es en 1898 cuando los aerostatos se independizan totalmente de las corrientes atmosféricas, cuando se comienzan a aplicar motores de gasolina; destacando el inventor brasileño Santos Dumont, en París, y el conde Ferdinand von Zeppelin, en Alemania. 
Zeppelin construyó una estructura rígida para su nave. Numerosos diseños y proyectos en combinación con el fabricante de aluminio Carl Berg culminaron con la puesta en marcha de una fábrica de aeronaves. Construyeron un prototipo tras dos años de pruebas y errores, el Luftschiff Zeppelin One (LZ1)de 128 metros de largo y dos motores de 16 caballos, que despegó el 2 de julio de 1900 volando sobre el lago Constance, y pilotado por el propio Zeppelin. El vuelo duró 18 minutos debiendo realizar un aterrizaje de emergencia sobre el agua. 
En 1908, el Gobierno Alemán decidió apoyar financieramente a la empresa de Zeppelin siempre que consiguiera realizar un vuelo ininterrumpido de 24 horas. Lamentablemente el LZ4, dirigible con el que se pretendía conseguir la proeza, no pudo concluir su itinerario, pues fue destruido por una tormenta. Como consecuencia del incidente el Gobierno Alemán no apoyó a Zeppelin. No obstante decidido a mantener su empresa a flote, no dudó en recurrir incluso a colectas populares para financiarse. 
Antes de estallar la Primera Guerra Mundial, los dirigibles de Zeppelin habían realizado 1600 horas de vuelo, transportando a 32.000 pasajeros con una velocidad media de 20 Km/hora. 
Zeppelin murió en 1917, asumiendo la dirección de la empresa Hugo Eckener. Durante la Primera Guerra Mundial se crearon nuevos dirigibles que batieron records de distancias y velocidades, llegando a ascender hasta 7300 metros. 
Terminada la guerra, los aliados se interesaron por los zeppelines, exigiendo la entrega de 3 unidades. A los Estados Unidos se entregó el LZ126, rebautizado "Los Angeles". Dirigible de 200 metros de largo que contaba con cinco motores y alcanzaba una velocidad de 120 km/h. 
De los hangares alemanes en 1928 salió el LZ127, dirigible que realizó 600 viajes sobrevolando 150 veces el Atlántico; surcó el Polo Norte con un grupo de científicos realizando un viaje alrededor del mundo en 1929. Se llegó a establecer una línea regular en 1936 de carga y correo postal con Sudamérica. El LZ127 batió el record de vuelo sin tocar tierra, estableciéndolo en 128 horas. 
En 1936 termina de construirse el LZ129 bautizado "Hindenburg", el mayor de todos los dirigibles construidos hasta esa fecha. Media 245 metros de largo y transportaba a más de 70 pasajeros. 
El final de la era de los Zeppelines llega el 6 de mayo de 1937. Durante unas maniobras de amarre, en el Hindenburg se detecta un incendio. La nave se precipitó al suelo envuelta en llamas muriendo 35 personas. 
En la actualidad los dirigibles son utilizados como soportes publicitarios, para la fotografía aérea y como plataforma de televisión para eventos deportivos. Son famosos los dirigibles de Goodyear Tires y Rubber Company y los más recientes de Fuji Camer Film. 

Globo Aeroestático 
¿Qué es un globo? Es una máquina que permite ascender y mover se en el aire. Civil y gubernamentalmente esta considerado como una aeronave, clasificado como un aerostato, necesitando para poder pilotarlo el título de Piloto de Globo, expedido por Aviación Civil. 

¿Por qué vuela un globo? Un globo de aire caliente, no vuela sino flota dentro del viento. Basamos esta forma de vuelo, como nos enseña la Física, en que el aire caliente pesa menos que aire frío, tendiendo por ello a subir 

¿Como se maneja un globo? Se introduce aire frio con un ventilador en la vela del globo, quedando encerrado en su interior, este, se calienta ( de 80 a 110 grados) y al pesar menos que el aire frío que lo envuelve, se eleva, flotando dentro de la masa de aire quedando a merced de las vetas de viento. "VUELAS DENTRO DEL VIENTO". Es el Piloto, que son su habilidad, coloca el globo a la altura deseada para introducirse en las corrientes de aire que le son más propicias y poder con ello seguir una u otra dirección 
Equipo necesario 
Los globos actuales se componen de 3 partes: envoltura, barquilla y quemadores. 

La envoltura se compone de franjas verticales unidas, realizadas de material sintético impermeable, capaz de resistir las altas temperaturas del interior, puede ser nylon o poliester.Su volumen depende de los modelos y de la capacidad de carga que pueden soportar. Los normales y que vemos por el aire son entre los modelos 65-105. 

Envoltura y barquilla están unidas con cables. Esta suele ser de mimbre o junco entrelazado y tiene forma cúbica. 
Los quemadores se situan dirigiendo el chorro de fuego hacia la entrada de la envoltura (anilla de la boca). Fijado en el suelo se encuentra el gas objeto de la cremación (que hoy en día es propano, más seguro que los anteriormente utilizados: hidrógeno y helio). 
Equipo necesario 
Altímetro. 
Variimetro (mide la velocidad vertical media) 
Termómetro. 
Brújula. 
Aparato de radio. 
Extintor: es de carácter obligatorio. 

Historia del Globo Aerostático 
Hacia 1783, dos inventores franceses, los hermanos Joseph y Jacques Montgolfier, se fascinaron con la idea de volar y construyeron un vehículo volador que, en su honor, se conoció con el nombre de Mongolfiera. Este consistía en un globo muy grande hecho de lino y forrado de papel, con 11 metros de diámetro y un peso de 226 Kg aprox. , que situado sobre un fuego que calentaba el aire, podía elevarse como consecuencia de la fuerza ejercida por el propio aire de abajo hacia arriba. (Principio de Arquímedes). Esto fue demostrado públicamente el 4 de junio de 1783 en Annonay, sin nadie a bordo. La noticia se esparció por Francia con gran entusiasmo. 
Dos meses más tarde un físico francés, Alexandre César Charles, construyó y logró volar un verdadero globo aerostático, es decir, un globo lleno de un gas de menor densidad que el aire: el hidrógeno. 
Como este gas podía escapar fácilmente a través del forro del papel, el globo se construyó con una tela fina de seda recubierta de goma. El hidrógeno se obtuvo por la acción del ácido sulfúrico sobre limaduras de hierro (226 Kg de ácido y 454 Kg de hierro). Esto ocurrió el 27 de agosto y se logró volar por 45 minuntos, aterrizando a 24 Km de distancia , donde los lugareños aterrorizados lo destruyeron. 
Tres semanas después, el ensayo de los hermanos Montgolfier fue repetido en Versalles, ante Luis XVI y su corte, donde el globo fue equipado con una cesta que llevaba dentro una oveja, un gallo y un pato. Este globo apareció pintado al óleo y había sido llenado con aire caliente. En este vuelo los primeros pasajeros resultaron ilesos. 
Luego, el 21 de noviembre de 1783, dos franceses: Jean Francois Pilâtre de Rozier y Francois Laurente d’Arlandes, fueron los primeros en elevarse por los aires, en un globo diseñado por los hermanos Montgolfier, el cual tenía incorporada una cesta de mimbre provista de un horno con leña que mantenía el aire caliente en el interior del globo. Este vuelo duró 25 minutos por sobre París, recorriendo unos 8 Km, y descendiendo con éxito cerca del camino a Fontainebleau. 
Posteriormente de Rozier y d’Arlandes realizaron su vuelo histórico cruzando París, luego de haberse elevado 24 metros en un Montgolfier sujeto a tierra con una soga, donde permanecieron 4 minutos. 
El 1 de diciembre de 1783, Charles se embarcó con un pasajero en París, en un globo lleno de hidrógeno. Este vuelo duró dos horas y se logró una altura de 3000 metros. En estos seis meses, el hombre había conquistado el aire y aprendido cómo volar. 
Joseph Montgolfier, realizó un vuelo desde Lyon , el 10 de enero de 1784, en un globo bautizado con el nombre de "Flesselles", que tenía 55 metros de ancho y otros 30 metros de circunferencia. Se elevó a una altura de más de 900 metros llevando siete personas a bordo. 
Luego en agosto de 1784, un químico francés, Guyton de Moreau, acompañado del abate Bertrand, realizó un vuelo de más de 3000 metros para recoger datos sobre temperatura y presión de la atmósfera. 
El espectacular desarrollo de los vuelos en globo fue una consecuencia inevitable de un cambio drástico en la comprensión humana de la materia, ya que sólo a fines del siglo XVIII se adquiere familiaridad con los fenómenos caloríficos, con su uso y fenómenos relacionados con calor. 

Sesaciones de volar el globo 
El primer globo fue fabricado por los hermanos Montgolfler en noviembre de 1.782, siendo el primer vuelo con pasajeros el 14 de diciembre de 1.782. Los dos primeros pasajeros fueron un pato, un gallo y una oveja, regresaron a la tierra vivos y coleando, siendo los protagonistas en una hazaña que iba a marcar historia. 

Desde entonces, el continuo afán de volar libre ha hecho del globo una aventura segura y fascinante. Una experiencia que se queda grabada en la memoria para toda la vida. Disfrutar de un paseo en globo no sólo no presenta ningún peligro sino que, según muchos expertos, constituye la forma más segura de volar. No en vano se toman todas las precauciones para que así sea. El riesgo puede considerarse nulo. Solo se vuela si las condiciones atmosféricas son favorables y las travesías se realizan con viento suave. 
Cuando comienzan los preparativos con el inflado, comienza en si la aventura. No tienes más que relajarte y sentir el contacto directo y permanente con al naturaleza. Cualquier persona puede imaginar la maravillosa experiencia que puede suponer una travesía a bordo de un globo. Viajar en globo es, sobre todo sentir, es descubrir un mundo de sensaciones y placeres dentro del viento. Poder contemplar un amanecer suspendido en el aire es del todo emocionante. Se diría que quien se mueve no eres tú, sino la tierra, que parece alejarse bajo tus pies. Subir a un globo es dejarse volar, suave, ligera e imperceptiblemente. 

Lo sorprendente, es que todo el mundo puede disfrutar de esta actividad, la sensación de calma que se produce por el deslizamiento dentro de la masa de aire elimina el vértigo. 
Todo el mundo ha deseado alguna vez probar las delicias del vuelo con motor o la tranquilidad de dejarse transportar en una pompa gigante, quienes ya han tenido la suerte de ascender en globo, no encuentran todas las expresiones que puedan describir con exactitud sus vivencias: “Un momento único, sobrecogedor. Nadie que no lo haya vivido no puede ni imaginar lo que supone contemplarse así, flotando en las alturas, sobrevolando preciosos páramos, contemplando la majestuosidad de las montañas, el discurrir de los ríos convertidos en pequeñas arterias, las diminutas aglomeraciones de casas que conforman los pueblos, dejando volar tu mente en busca de emoción y aventura. Y todo ello rodeados de una apacible calma. Visto así desde el cielo, el mundo adquiere una nueva perspectiva, parece como si la realidad de las cosas cobrase un nuevo significado.” 

“Un viaje en globo, en ningún modo puede considerarse una experiencia individual: la emoción del ascenso, la percepción del espectáculo, la conciencia del aire fresco y limpio que dirige nuestro rumbo, las nubes al alcance la mano… son sensaciones que nos embargan a todos por igual, creando un espíritu y una vibración común en la que la impresión particular es una impresión compartida”. Ellos, Carmen y José Carlos, ya han pasado a formar parte de una clase especial de hombres y mujeres que han disfrutado de esta experiencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario