Parapentes

El parapente se ha convertido en un auténtico planeador, permitiéndonos volar durante horas y recorrer grandes distancias aprovechando las corrientes de aire para ganar altura. 
Su facilidad de aprendizaje, seguridad y bajo coste han hecho del vuelo libre en parapente el deporte aéreo que más aficionados practican actualmente en todo el mundo. 
El piloto puede volar durante horas, sentado cómodamente en un arnés, aprovechando las corrientes de aire ascendentes. El aterrizaje es muy suave y puede hacerse en muy poco espacio, prácticamente en cualquier lugar despejado. Todo el equipo completo cabe en una mochila de unos 15 kilos de peso y que puede ser transportada por el piloto a la espalda 

ZONAS DE VUELO EN ANDALUCIA. 
Andalucía, por su orografía y sus condiciones climatológicas, es un verdadero paraíso para los practicantes del parapente. Contamos con zonas de vuelo libre en todo el territorio andaluz, destacando entre ellas las provincias de Cádiz, Málaga, Granada, Jaén y Almería, por ser las más montañosas. 
Si bien puede volarse en parapente en multitud de lugares, existen zonas de vuelo consolidadas que cuentan con infraestructura específica para la práctica del deporte, con accesos, pistas de despegue y zonas de aterrizaje bien acondicionadas. Las más famosas se encuentran en las localidades de Algodonales (Cádiz) , Cenes de la Vega (Granada), Pegalajar (Jaén) , El Yelmo (Jaén), Loja (Granada) y Valle de Abdalajís (Málaga). En todas ellas se han celebrado competiciones de nivel internacional y nacional, y cuentan con escuelas y clubes de vuelo. 
La aparente facilidad con la que se pilota un parapente no debe hacernos pensar que este es un deporte aéreo que podemos practicar solos: es necesario acudir a una escuela de vuelo. Las Escuelas de Vuelo Andaluzas están integradas en la FEADA y cumplen con todos los requisitos exigidos por su Reglamento. De esta manera se garantiza que en las Escuelas de Parapente Federadas se impartan cursos con seguridad, al controlar que trabajan con personal formado profesionalmente, con el equipamiento mínimo establecido y que siguen un plan de estudio adecuado. 
Para la formación de un piloto de parapente se requiere realizar un curso, que tiene tres niveles (Iniciación, Progresión y Perfeccionamiento). Cada nivel puede hacerse en aproximadamente seis días de prácticas. 
También se emplean parapentes biplaza en los que el instructor vuela junto al alumno para realizar las prácticas de vuelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario